Trébol

Lo imposible, lo impensado, lo que uno suele dar por perdido.
Pero quererte será, por siempre, cuestión de hoy.

HJ-story.com - El amor es... Solía pensar que no tenía suerte... hasta que te conocí

HJ-story.com – El amor es… Solía pensar que no tenía suerte… hasta que te conocí

Nunca creí en la suerte ni en el destino, hasta que me di cuenta de que no podía dejarte ir. ¿Para qué seguir intentando armar el rompecabezas, si a tu lado ya estaba completo? ¿Cuántas vidas más tenemos que pasar intentando coincidir? La verdad es que no me había conectado con nadie de esta manera. Es como si, al estar contigo, el resto del mundo se quedase quieto, mientras tú y yo nos contemplamos sin mover los labios, diciéndonos todo con palabras del corazón. ¿Cómo bajar los brazos? ¡Imposible! Solo queda luchar para aferrarnos a la esperanza de un mañana compartiendo el ahora, que es todo lo que tenemos para entregar.

No ha sido fácil perdonar y aceptar nuestros errores. Después de ti tuve que deshacer mi vida, no solo rehacerla como dicen algunos, pues había mucho de ti que me intoxicaba. Tenía que aprender a amarte de manera sana, volver a mi esencia y al amor propio, a cuidar de mí, a llenar cada espacio que supiste tocar con destreza con personas que no eran tú, y que no podían entender por qué me costaba tanto volver a empezar. Me refugié en tantas cosas que por momentos parecía que me adentraba en un laberinto. Un callejón sin salida, el túnel sin luz al final. No ha sido fácil dejarte ir y encontrarte en mis días y en mis noches, nunca será fácil dejarte ir.

Liniers - ¿Me querés decir algo?

Liniers – ¿Me querés decir algo?

Bastaría volver a tener un poco de ti por terceros, una absurda notificación por redes sociales, o el simple hecho de recordar pasando por cualquiera de nuestros lugares. Una tonta excusa que invite a no dejar de lado esta costumbre de tener un poco de ti en mis días. Saber que para ti la vida seguiría mientras que yo apenas sobrevivía a mis días sin ti. Aun así, no renuncié a la esperanza. Pese a todo lo vivido, pese a lo que los demás me decían, y sin importar todo lo que tú habías ganado tras dejarnos de lado, no pude renunciar a mirarte con devoción y contemplar que en tu belleza estaba mi calma. A conquistarte como solo alguien que necesitaba de tu amor podría hacerlo. Amar sin palabras de amor, las palabras tácitas en detalles mágicos. Volví a tu vida para no dejarte ir.

Oscar Wilde – "Un instante de insensatez puede ser nuestro momento más hermoso"

Oscar Wilde – “Un instante de insensatez puede ser nuestro momento más hermoso”

Al diablo la razón, al diablo con la coherencia. ¿Para qué buscarle argumentos al amor? Basta con que en tu libertad decidas buscarme. Tus dedos entrelazados con los míos, a escondidas. Envueltas en misterio, la pasión y la espera, deleitando a dos corazones que sintonizaron la misma frecuencia y que son capaces de resonar en silencio. Y qué más da si nadie nos entiende, eso querrá decir que vamos por buen camino. Sentirnos así es tan solo el primer paso de esta aventura, una completa locura, que, aunque exista el riesgo de acabar mal, amaremos correr el riesgo por siempre. Sin esperar más que el ahora: Yo te quiero para siempre, pero siempre es hoy…

Publicado en Personas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

CCO

Y como no me atreví a decirte cuánto te quise,
me dediqué a escucharte, a cuidarte y a hacerte sonreír.
Perdóname por ser tácitamente valiente,
y, al mismo tiempo, tontamente cobarde.

Mario Vargas Llosa – Travesuras de la niña mala – Aunque dicen que sólo los imbéciles son felices, confieso que me sentía feliz.

Mario Vargas Llosa – Travesuras de la niña mala – Aunque dicen que sólo los imbéciles son felices, confieso que me sentía feliz.

Lo que ella podía hacer conmigo era inexplicable. Algunos lo podrían considerar como tóxico, una dependencia emocional enfermiza, por momentos unilateral; otros, como un ejemplo de redención, una entrega en la que se compensan dos formas de ser casi antagónicas. Para mí, esto era una especie de instinto primario, algo que estaba predeterminado como una conexión clandestina que viajaba entre dos personas que, de alguna manera, pactaron estar unidos sin haber establecido un estándar de relación. Hasta hoy me pregunto: ¿Para qué etiquetarnos? Juntos parecíamos una mezcla incongruente de confianza e incertidumbre, dos irracionales que se entendían mejor en un lenguaje sin palabras, de pinceladas sin tinta. La pasión no lo es todo, pero qué bien que se nos daba eso de vivir en entrega.

Julio Cortázar – "… entonces había que besarla profundamente, incitarla a nuevos juegos, y la otra, reconciliada, crecía debajo de él y lo arrebataba, se daba entonces como una bestia frenética…"

Julio Cortázar – “… entonces había que besarla profundamente, incitarla a nuevos juegos, y la otra, reconciliada, crecía debajo de él y lo arrebataba, se daba entonces como una bestia frenética…”

De la gratuidad de todos esos momentos juntos empezó a desprenderse esa mezcla pícara de amigos y amantes, propia de dos atrevidos que escapaban de sus soledades, compartiendo algo más que sus tardes y sus sueños. Era un tema de disposición dosificada, de estrategia basada en la experiencia. Era la apuesta más alta camuflada entre juegos y caricias a escondidas. Lo prohibido, lo apetecible, lo negado. La pasión de una mirada sostenida en el silencio de una noche en la ruidosa ciudad nublada. La historia épica que no se duda en reconocer ni en recordar tantas veces como hace falta. Y cuánta falta nos hicimos, incluso, antes de conocernos.

Liniers – Me parece que usted está enamorado de mí, Luis Roberto. –Un poquito sí.

Liniers – Me parece que usted está enamorado de mí, Luis Roberto. –Un poquito sí.

Pero fue como su llegada aquella despedida. Con una sonrisa, un abrazo, y una promesa. Nos dejó dos presentes llenos de imaginación y esperanza, aunque ansiosos por descubrir un futuro que aún ni siquiera había empezado, y que torpemente dejamos a la deriva embarcando en él la ilusión de un reencuentro. ¿Renunciar o intentar? ¿Cuáles son los límites? Realidad y fe. No se tiene una decisión incorrecta si lo que se escogió fue libre y sin culpas. Entonces una única enmienda apareció sobre la carta magna de nuestro juramento: Ser felices hasta que volvamos a estar juntos. Y si la ecuación no estaba resuelta como originalmente pensábamos, al menos esta cobró un nuevo sentido incluso más trascendental.

No fue casualidad esto de volvernos a ver, el amor en la vida no llega por casualidad. No aparece ni se deja morir por mero destino. Fueron nuestros errores previos, el haberte dicho que no, y tus ganas de vivir todo de nuevo, lo que nos empujó a escuchar nuestras voces en silencio. Comprendimos, aunque por un breve instante, que la felicidad estaba en eso que tan bien nos hacía: vivir sin culpas. Que el poder dejar de lado esa carga, es el amor el que habla. Un amor como tú mereces en esta vida y en las que te hagan falta vivir. ¿Acaso no sabes que tú eres la vida misma?

Publicado en Personas | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

1 + 1 = ∞

Era la historia de dos que sumaron más que eso,
era la historia distinta, de valor y constancia,
era el amor, ese, del que no se puede escapar.

Alfonsina Storni – Poemas de amor XXXIII – Te amo porque no te pareces a nadie.

Alfonsina Storni – Poemas de amor XXXIII – Te amo porque no te pareces a nadie.

Pasaron tres años desde la última vez que la curiosidad y la complicidad les jugaron una pasada. Aunque, en aquel entonces, no estuvieron listos para avanzar, quedó entre los dos un aroma de recuerdos de pasión y, algo que pocos pudieron notar: una amistad dispuesta a soportar todo. Únicos, en toda la extensión de la palabra, supieron complementarse y aprender. Aunque fue el tiempo el ingrediente principal para que esta historia continuara, quedará remarcado junto con el hecho de hacer cosas imposibles, distintas, o simplemente, complejas para volver a alcanzarse. Sus miradas y caricias, sus bromas y su fe. Compartieron todo en tiempo récord, en nombre de un amor que no pidió serlo y que surgió como aparecen las mejores cosas en la vida: inesperadamente.

Fueron conscientes de que se acercaba una gran amenaza, no les importó. Y es que esta reciente proximidad iba a tener fecha de caducidad. Contra todo pronóstico, ella decidió acelerar el paso y convivir a tal punto que cada noche juntos lograron reconocerse el uno en el otro, entre besos y caricias, de dos apasionados que recorren una ciudad fría para tornarla cálida tras cada uno de sus pasos. Ella tenía la chispa adecuada, él, el potencial suficiente para incendiar sus miedos. Incrédulos acerca de toda esta experiencia, sumaron entre ellos sus soledades llegando a una cuantiosa cifra de cariño, respeto, sueños y crecimiento. ¿Qué es todo ese magnetismo y esa respiración acelerada tras cada beso? Como dos adolescentes descubriendo el primer amor, o, como dos sujetos dispuestos a caminar con los ojos cerrados, confiados por la presencia del otro. ¿De dónde salió tanta ternura? La última noche, ella pronunció las palabras que él no podía creer: “Sigamos, hasta que volvamos a estar juntos, hasta que los dos podamos.”. En ese momento él supo que no había ninguna persona como ella, pues vio en sus ojos el anhelo sincero de no separarse de él, en un pacto tácito de protección y deseo. Y las lágrimas solo le hicieron ser fuerte y tomar el control. Se miraron a los ojos y afinaron esa promesa de amor, de un amor que no vieron venir y que no dejarán ir.

Liniers - Cuando estás con alguien y tiene sentido. Qué bien bailás

Liniers – Cuando estás con alguien y tiene sentido. Qué bien bailás

Estos días contigo he descubierto muchas cosas en mí. Debo admitir que todo este tiempo en soledad me creía capaz de estar a la altura de una relación, y fallé pensando aún desde mi “yo” y no como ahora somos: más que dos. Muchas veces las palabras que nos decimos significan distintas cosas, pero al mirarte entiendo todo. Echaré de menos leer en tu sonrisa las más lindas explicaciones. Y es que yo te creo todo. Hemos pasado tanto en tan poco tiempo, que es imposible no verte aquí, aunque estés por partir. Pero no me malinterpretes, no es una despedida. Es solo el principio de esa lucha que me propones que hagamos juntos hasta que vuelvas a mí. ¿Y si me toca ir?, ya lo veremos, ya nos lo dirán esos latidos. Por ahora, solo entreguemos con humildad y sinceridad nuestro cariño como lo hemos hecho estos días. Y aunque mis dedos ya no jueguen con los tuyos, o si ya no nos quedan excusas para encontrarnos, no olvides que un día decidiste vencer tus miedos. Esa acción ya me dio felicidad por el resto de mi vida. Te quiero.

HJ-story.com – El amor es… tan difícil de despedirme, incluso sabiendo que te veré pronto otra vez…

HJ-story.com – El amor es… tan difícil de despedirme, incluso sabiendo que te veré pronto otra vez…

Tuvieron tiempo para todo, hasta para prometerse en un abrazo extenso el hecho de volver a verse. Su historia, llena de secretos no tan ocultos, trasciende únicamente con el hecho de ser sincera, sin importar barreras ni miedos. Ni principios ni finales, solo sueños de seguir sumando, de vivir como cómplices, entre canciones que rezan algo así: Si tu corazón me guarda no habrá fuerza que me aleje. No sé qué nos traiga el mundo, ni el destino, ni la muerte. Solo sé que desde tu alma, una música me invita a navegar entre tus manos, por el resto de mi vida

Publicado en Descargas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario