No será lo mismo sin ti

Alguna vez nos tocó ponernos en el papel de rompecorazones, el villano, el malo de la película. Y si este estado se vuelve recurrente, empezamos a preocuparnos cada vez más por dejar limpia nuestra imagen –según sea posible–, formando en cada episodio una habilidad conciliadora marcada por la madurez y la buena comunicación. Sin embargo, no hay fórmulas ni secretos de la abuela que hagan la labor más o menos fácil. Lo tradicional en este tipo de adiós es una situación insostenible, alguien que sufre más que el otro y otro que tal vez esté cansado de alguien. En contraste del post anterior: ¿No es mejor acabar con una mentira antes de que esta empiece o sea muy grande?

Muchas veces decimos que la relación será para siempre. Luego, cuando está por terminar, nos lamentamos de tanto romanticismo –o quizás ñoñería insoportable– y nos juramos “controlar” esos ímpetus porque reconocemos que no hay nada eterno, mucho menos en el amor. Nos contenemos lo más que podemos pero –¿pero? Esto no pinta bien– vuelve a ocurrir, una nueva persona, un nuevo escenario, un sentimiento más sólido y maduro, y soltamos la palabrita mágica sin saber si realmente lo eterno se apoderará del rumbo de nuestras vidas.

Sabes que me voy de tu vida ya que seguramente encontraré a alguien que me trate mejor

Sabes que me voy de tu vida ya que seguramente encontraré a alguien que me trate mejor

El grupo peruano Libido lanzó este single en el 2004, cuando MTV Latino era todavía decente y el rock peruano se daba a conocer lentamente –temo que hoy ha vuelto a desaparecer–. La letra de esta canción es sencilla y eso hace que cale fácilmente en la historia de cada uno. Se refiere al momento de ruptura de una pareja que, probablemente tras la negociación y varios intentos por sostener una relación, deciden terminar. Uno se arma de valor y pone el punto final a una historia que probablemente posea muchos highlights que conservaremos por encima de aquello que fue cancerígeno. Tal vez pongamos el punto final porque ya no hay amor, se perdió la confianza, creció la distancia o aparecieron otras personas. Lo cierto es que esta decisión implica llegar a un acuerdo y análisis de una real situación de ambas personas para no seguir lastimándose. Y como esto no es nada fácil, por lo general, en la post-ruptura, al menos uno de los dos seguirá sufriendo.

Todo termino entre tú y yo
Conversaremos sin razón
te escribiré esta última canción
no me mires así te lo pido por favor.
 

No es nada fácil terminar, a menos que ambos estén realmente de acuerdo, ambos sean maduros y sepan manejar la situación entre quienes los rodean (el factor externo a veces puede influir demasiado y, por ende, ser dañino)

Apóyate en mi hombro si quieres llorar
hoy seré sólo un amigo más
se que mis palabras no ayudarán
me odio por hacerte sentir tan mal
 

Tal vez no siempre tengamos arrepentimientos, pero siempre, si somos los que terminamos seremos conscientes de que estamos rompiendo un corazón y eso es, aunque las víctimas en su momento no lo vean, realmente muy difícil de soportar. Es por ello que existen tantas recaídas –aunque no es una justificación válida–. Aquellos remembers tan sonados, que tal vez refieran a una simple necesidad, temor a la soledad, costumbre o atracción sexual: todas estas como posibles causas de una recaída pese a la decisión del punto final.

No te besaré tengo que comprender
que no será lo mismo sin ti
lo mismo sin ti no será
 

Y eso es cierto, no habrá nadie como aquella persona. La vida cambiará porque aquellas costumbres, juegos y anécdotas entre ambos quedarán de lado para un nuevo vivir.

Sé que siempre te amaré
pero no quiero volver
nuestros días nadie se los va a llevar
siéntate conmigo la noche se nos va
 

Esta parte es –creo yo– algo que siempre se dice y que no es mentira. Tal vez ese ‘siempre te amaré’ se interprete como que no habrá un nuevo amor, pero en realidad quiere decir que esa persona quedará en nuestros recuerdos como ese ‘amor’ que marcó parte de nuestra vida. –Es eso, o simplemente demagogia–. Lo que no es mentira es que todas aquellas anécdotas y experiencias vividas nadie se las va a arrebatar, quedarán entre los dos y serán repartidas según la voluntad de cada corazón.

Sintiendo un vacío aún sigo aquí sin ti
 

Y aunque seamos los que decidimos terminar por cualquier motivo, siempre llegará un momento de ‘debilidad’ en el que sintamos quebrarse aquella rigidez que nos permitió decidirnos romper. Pero hay que ser firme en la decisión, lo contrario se podría malinterpretar como inmadurez o deseo de jugar con aquella persona y eso no lo merece. Como dice aquel vals se acabó y punto

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Música, Personas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s