Vos y yo

Despertás, es un día más… te toca ir hasta la oficina, allá en el microcentro y renegás por eso, pero curiosamente hoy no tardaste mucho en arreglarte: ¡Que hermosa te ves! Con esa sofisticación que me dejó absorto la primera vez que te vi. Controlás, mal que bien, las tablas de Excel que tanto te agobian en la vieja portátil que apenas y anda, esperando que llegue la hora de almuerzo para sentarte en la mesa de tus colegas, aquellos que me presentaste tímidamente la tarde que llegué sin avisar. Pasan las horas, aburrida y sin más ilusiones, esperando una sorpresa que nunca llegó. Salís del laburo, cansada y sin ganas de nada. Mientras vas en el colectivo leyendo la última Oh-la-lá, suspirás al aire por la indecisión que te aflige. Tu novio no te sorprendió esta tarde, es un tarado pero vos lo amás -o de eso te encargás de hacerme saber día y noche-. Me contás tu vida por whatsapp: ¡Cómo ha evolucionado nuestra amistad! Me decís que tengo tanta autoridad como tu abuelo, qué bien se siente saber que me hacés caso –o que al menos me tenés presente-. Llegás a casa, apenas y cenás, vos y tu dieta incomprensible: ¡te ves espectacular tal y como estás! Y así se te fue el día, lejos de mí.

Vos te reís conmigo –y, a veces, de mí-, me agradecés por ese misterioso lugar desde el que me contacto con vos: la ‘friendzone’ (zona del amigo), de la cual escribiré más adelante. Entre bromas, nos olvidamos de nuestras soledades y nuestros problemas. Con esa nobleza, ocupaste el lugar que muchas de mis amigas creen exclusividad suya y que, incluso, mi ex veía con cierto recelo en determinado momento: Sos ‘mi “mejor” amiga’ (algo de lo que yo discrepo pues soy medio ‘socialista’). Es imposible no ponerte como referencia, porque pese a que estás geográficamente lejos, sos la persona más cercana que tengo, quien cura mis heridas y me salva de mí mismo, con una sinceridad que atropella pero que, al mismo tiempo, reconoce mi sensibilidad y camufla su rudeza para no lastimarme. Sos la única que, hasta la fecha, ha sido capaz de llenarme de detalles como me gustan: Sin que se entreguen por una fecha especial.

Liniers: Los Altos: "Lejos no es un problema para nosotros"

Liniers: Los Altos: “Lejos no es un problema para nosotros”

Muchos desconfían de la amistad de dos personas de diferente sexo; pero fíjáte, qué importa si “nadie nos entiende”, esta amistad nos ha permitido hacer cosas extraordinarias, incluso ‘frikis’ pero envidiablemente maravillosas. Llevamos casi dos años ‘juntos’ y ha sido una maratón de sorpresas y anécdotas compartidas, largas horas por Skype, películas en simultáneo, intercambio cultural inacabable y, gracias a tanta tecnología, una presencia tácita que hace que esta noche pueda elevar una copa en tu nombre y sentirte aquí tan cerca, como en nuestra cita perfecta en Recoleta. Mi querida amiga, sos la mejor.

Conclusión:

Si uno no tiene con quien compartir su vida, entonces no sabe vivir. La amistad no conoce de límites, distancias ni rencores, cuando dos están destinados a estar juntos. Por ello se puede confundir con algo más, pero no hay por qué temer. Son incondicionales, consejeros (no por ello, obedientes), incapaces de juzgarte pues te aceptan como tal: los amigos serán como cometas o serán como velas, fugaces o constantes hasta el final. Muchos o pocos, tal vez uno más especial que otro. Diferentes momentos, pero siempre cuando más los necesitas… Alma tan dulce, esta eres tu querida amiga, aunque a veces tú sabes ser mordaz y picarme tanto como una ortiga. Pero me gusta, y es porque yo puedo hablarte abiertamente de mí, confiarte secretos que yo a nadie conté y así no estar solos y explorar esta vida sin temer

PD: Lo escribí en español argentino no por alienación, sino que, en Argentina me explicaron que ‘vosear’ es más cordial y cercano que ‘tutear’. En agradecimiento a aquellas personas que me trataron cálidamente en mi breve paso por dicho país.

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vos y yo

  1. Pingback: Realidad virtual | Nadie Nos Entiende

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s