Cielo

Caminaba buscando respuestas en lugares que no conocía
acompañado de las estrellas, que usualmente no brillan con tanta fuerza.
Sin ilusiones, sin más que lo cotidiano y el desgaste de una vida vacía,
hasta que a la distancia, te vi. Estoy seguro de que fuiste tú… ¡Eres tú!
La respuesta, el fin de la espera, la nueva era, las ganas de arriesgar.
Anónimo – "Porque para quererte no necesito tenerte, te quiero libre; conmigo o sin mí. Te ofrezco mis brazos para estar juntos, o te doy mis alas para dejarte volar. Tú decides."

Anónimo – “Porque para quererte no necesito tenerte, te quiero libre; conmigo o sin mí. Te ofrezco mis brazos para estar juntos, o te doy mis alas para dejarte volar. Tú decides.”

A veces uno va por la vida cargando problemas sin resolverlos, llenándose del estrés del día a día, las responsabilidades que sin darnos cuenta nos alteran. Uno mismo se complica en ese camino, tropieza y no se levanta, esperanzado en que alguien más llegue y nos dé una mano. A veces dejamos de lado el encuentro con nosotros mismos, nuestro propio espacio personal para tomar decisiones y hacer así un balance de nuestra situación. Nos acostumbramos al piloto automático, nos cerramos las posibilidades de algo mejor, negándonos el cambio y quizás, el disfrute de la ilusión. Poca importancia le damos a esa revolución de las pequeñas cosas, la que nos hacía valorar el esfuerzo para seguir remando, la que nos volvía niños, la que nos hacía sonreír.

En soledad y en silencio podemos obtener respuestas muy claras porque aparecen los recuerdos de personas que nos marcaron y las conclusiones de las vivencias más notables de nuestras vidas. Muchos le temen a eso, a reconocerse, a volver a ser niños y ver que el mundo se expande más allá de nuestra rutina. Y se equivocan, porque tal vez sea en ese instante de soledad en el que nos damos cuenta de la realidad cambiante, que nos demanda justamente dejar de hacer lo que estamos haciendo para ir en otra dirección. El cambio empieza cuando cerramos los ojos y decidimos hacer que la utopía llegue a la realidad. Hacer lo imposible, hacer lo que el corazón nos pide. Solo así, con esa actitud distinta, puede llegar el siguiente mensaje a nuestros corazones:

Sabía que te encontraría desde aquella noche en que la luna sonreía. Era un pacto, una señal y una promesa. Sabía que así sería… Era un presentimiento sentir el estallido interno de un corazón que había hibernado, era el nacimiento de una nueva ilusión, como cuando era pequeño y no quería que acabase el recreo para no dejar de jugar con la niña que me gustaba. Así de mágico, así como el cielo, así has aparecido y, sin saber nada sobre el futuro, así te acepto.

Y, viste como es - Vuelve el amor pero es otro

Y, viste como es – Vuelve el amor pero es otro

Conclusión

Hay que salir a ser como niños exploradores en la selva, examinar sin miedo en nuestros lugares escondidos, en el jardín de nuestros recuerdos, en la sala de terror de nuestras heridas, en la naturaleza, la nuestra ¿Qué podríamos perder? La soledad no es un castigo, es solo ese camino para encontrarnos y darnos cuenta de quienes son los que en verdad nos rodean. Y, caminando, a través de ese nuestro espacio, podemos encontrar un nuevo horizonte, siempre. Sí, y con él, es probable que aparezca una persona que no sabíamos que estaba allí y que ahora es un buen motivo para soñar. Porque eres un cielo lleno de estrellas y porque iluminas el camino. No me importa, adelante: destrózame. No me importa si lo haces porque en un cielo, porque en un cielo lleno de estrellas creo que te veo. Creo que te vi…

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cielo

  1. Está entrada más que una entrada es reconocer el todo…la vida y la existencia, es una panoramica de tú ser, en donde puedes ver con claridad todo tú ser,en donde te efrentas al verdadero tú, al la posibilidad de vivire más a ti mismo! …sin importar los desafíos…que espera ese verdadero vivir! sabes amo todo lo que escribes, haces que me motive aún más a ser yo, a reconocer quién soy más cuando hay peligro! peligro para vivirme más, para conocerme más y para descubrir en realidad pasó a pasó de que estoy hecho, sin importar los errores, porque los errores para mi son oportunidades! un abrazo gigante!

    • PaoloCesare dijo:

      Entonces he hecho algo bueno, y no me conformo, quiero más. Porque me gusta saber que del otro lado hay alguien que se motiva a ser ella misma, sin importar lo arriesgado, sin importar las consecuencias. Eso es vivir. Volver a ser niños y volver a creer, inagotablemente. Un fuerte abrazo y Feliz Año 🙂 Te deseo todo lo mejor y espero que este 2015 siga trayendo estos hermosos puentes entre nuestros blogs y nuestras vidas :). Pablo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s