Vales un Perú*

Mientras no seamos capaces de reconocernos,
no seremos capaces de cambiar.
Mientras no estemos dispuestos a hacer algo,
¿qué más podríamos esperar?

¿Cómo podemos desligarnos de la persona que, si bien nos hizo crecer, también nos manipuló e hirió, condicionándonos? ¿Y, aunque seamos conscientes de ello, por qué no somos capaces de apartarnos? Visto desde afuera, pareciera que no tuviésemos memoria, que perdonamos por costumbre o miedo a las consecuencias, inhibiendo nuestra libertad y amor propio. Mientras que, por dentro, no somos más que egoístas, dispuestos a retenerle para sentir que, como en una burbuja, permanecimos intactos en un entorno frágil, atentando contra nuestros valores y principios. Tergiversamos las cosas, dejando que nos roben las ganas, las fuerzas para luchar, para así no tener más opciones que humillar, cediendo más de lo debido. Tal vez otros no lo puedan entender, o quizás somos nosotros los que nos negamos a abrir los ojos. Nos han sido indiferentes tantas veces, que allí, en lo seguro, al menos escapamos de la soledad, como si esta fuera peor. Claro, al final, tenemos lo que merecemos. Pero lo ocultamos, mintiéndole al mundo y a nosotros mismos, acabando así lentamente nuestras fuerzas para soñar.

Montt – No te preocupes, Clemencia, estoy segura de que una vez casados, podré ir cambiando esos pequeños detalles que me preocupan de él.

Montt – No te preocupes, Clemencia, estoy segura de que una vez casados, podré ir cambiando esos pequeños detalles que me preocupan de él.

Hablamos de amor, idealizándolo, esperanzados en que el amor lo cambia todo, y no es así. En nosotros parece no quedar amor propio, cualquier intento de cambiar las cosas es menguado por el miedo, por lo que supone cambiar sin estar realmente preparados para hacerlo, cuando el único ingrediente necesario para preparar nuestra independencia es arriesgar. Dejamos que la fe y el azar nos echen una mano, evitándonos y esquivando la responsabilidad de nuestra propia libertad. Buscamos todos los peros necesarios para trabar la revolución de un corazón sometido a la indiferencia. Y aunque recibamos los mejores consejos de los que nos quieren, y valoremos a esas personas que se esmeraron en abrirnos los ojos, si no somos nosotros mismos los que intercedamos por nuestro amor propio, seguirá la dictadura de la peor soledad, esa que nos llega estando con alguien al lado. Total, si ni siquiera nos interesamos por sentirnos en paz con nosotros mismos: ¿Cómo esperamos encontrar a la persona correcta?

Montt - …Sí, eran el uno para el otro… …pero ¿eso era bueno?

Montt – …Sí, eran el uno para el otro… …pero ¿era eso bueno?

Nos dejamos infectar del egoísmo y el miedo al cambio, preferimos la banalidad y la rutina en lugar tomar acción sobre las soluciones a nuestros problemas. Tenemos miedo a sonar distintos, a las represalias, a que nos miren mal, al qué dirán. Cuando nos extrapolamos parecemos tan conscientes de nuestros males que cuando regresamos ilusamente creemos que vamos a poder volver en el tiempo, eso nos hacemos creer. Y qué más da, mañana seguirá siendo lo mismo, la cama fría, la desconfianza, el vacío, la represión, la nostalgia destructiva: ¿Realmente se puede estar con la consciencia tranquila y creer que así se puede vivir? Cómo quisiera ser capaz de, al menos, de intentar que cada día que siga, nadie me pueda quitar la sonrisa, las ganas de revolucionar. Porque dentro de mí, esa es mi única ley para poder contagiar, aunque sea, a una persona más: que empiece la revolución de las sonrisas… Y no olvidar que los sueños se pueden hacer realidad cuando despertamos.

Mariani Sierra – Ámese; dele una oportunidad a la persona más importante en su vida.

Mariani Sierra – Ámese; dele una oportunidad a la persona más importante en su vida.

Conclusión

Cuando una relación se convierte en tóxica y sin chance a negociar las soluciones, son pocas las posibilidades de poder sacarla adelante. Pero mientras meditamos la salida con bandera blanca e insistimos en más oportunidades para ese pobre amor disuelto, nos dejamos más de la cuenta, lastimando nuestra propia autoestima, la cual muchas veces cuesta reconstruir. Si somos conscientes de que es el final, entonces busquemos un nuevo principio, pero no nos quedemos en la infinita duda de “esta será la á la última vez” y “vamos a intentarlo”. Valemos lo suficiente y más como para enfrascarnos en esa agonía, hagamos que ese amor propio nadie más lo pueda tumbar. Que queden afuera esos miedos, pues esas son ♫sombras nada más de un amor que viene y va. Huellas de otro amor que al morir cantando va…

* ”Vales un Perú” es una expresión que hace referencia a que vales mucho. Expresión que, hoy por hoy, anda un poco devaluada. Aun así, me animo a compartirla en un contexto político en mí país, convirtiendo estas palabras de una trama política del miedo y del egoísmo, hacia la agonía de un amor que dejó de serlo

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Vales un Perú*

  1. Reblogueó esto en SIEMPRE JUNTOS (pase lo que pase)y comentado:
    Excelente! Me encantó!

  2. Es estupendo, la viñeta sobre el exprimidor y la naranja es genial. En algunas partes me ha recordado a mi entrada sobre una ruptura Un saludo!

  3. Muy buena. Y perfecta la conclusión. Desgraciadamente estoy pasando por lo que comentas ,pero insisto en dar mas oportunidades, lo cual no me hace ningún bien. Tomaré tu consejo 😉

  4. Poli Impelli dijo:

    Excelente, más de acuerdo imposible!
    En el riesgo de decidir amarse están las verdaderas respuestas. Animarse es el desafío.
    Abrazo infinito 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s