Invisible

Por más que lo intente, tú no serás capaz de verme
mientras estés bajo el anhelo del pasado perfecto;
mientras camine sobre mis nubes inciertas.
Creer que no existe maldad en la indiferencia
es justificar el pecado de la soberbia.

Y, viste como es – Todo el mundo es especial menos vos, Rogelio.

Y, viste como es – Todo el mundo es especial menos vos, Rogelio.

A medida que pasan los años vamos aprendiendo a dejar ir no solo aquellas situaciones que nos lastimaron, sino también lo que, aunque parecía tan perfecto, no era para nosotros. Todo lo inalcanzable por diferencias supuestamente comprensibles, coherentes, pero que acaba con sabor a injusticia. A veces nos toca a nosotros ser invisibles; otras, pasar de largo y ser victimarios. Crecer no parece ser cosa sencilla cuando dejamos el corazón en aquellas decisiones que nos apartan de quienes pudieron habernos alegrado más amaneceres con esa sonrisa de luz que disipaba cualquier miedo. Elegir, ser elegidos. Tal parece que ahora fuera el amor un concurso de simpatía, en donde importan las coincidencias, como si se tratase de un reporte automatizado por una mente superior que intenta juntarnos a su disposición. El amor, siendo libre, también deja ir cuando sabe que no es el momento ni el lugar, cuando se siente que ya no es más amor.

Mariani Sierra – Ideas Viajando – Todo lo que llega cuando sueltas.

Mariani Sierra – Ideas Viajando – Todo lo que llega cuando sueltas.

Cuando no nos conformamos con ser alguien más y todo lo que buscamos es brillar con nuestra propia luz, cuando lo que queremos es vencer nuestra timidez, blindada por el miedo y las barreras que se puedan presentar. Cuando terminamos siendo aquella fuente de fortaleza que no quiere ser sacrificada, como en una fábula cuya moraleja pareciera una advertencia letal para cualquier esperanza de amor. Cuando después de las sumas y las restas en la ficha de prospecto de pareja, después de todos los halagos, las expresiones de cariño y hasta la complicidad con la seducción en secreto, terminamos en la humillante lista de espera. Cuando todo eso que parece ser el mejor argumento para volver a entregarlo todo, termina siendo solo una falsa alarma, un ensayo más, una mentira que nos inventamos para sentirnos vivos. Cuando toca ser la sombra bajo lo perfecto, la aventura que se niega a ser, las amanecidas sin malicia, las noches sin final. ¿Hasta cuándo? ¿Cuántas veces más?

Nos toca andar solos, asumiendo que en soledad podremos seguir aprendiendo a distinguir a quien entregarnos. Sobre todo, nos toca subrayar la importancia de nuestro amor propio, de la independencia y la disposición de entender que quien tenga que llegar nos aceptará con nuestra soledad incluida, sin más reproches ni pedidos de reforma que aquello que la convivencia exija, como en cualquier adaptación. Nos toca aceptar que andar solos no es estar mal, sino que es el reflejo de una madurez que, aunque es cansina, es la cuna para un verdadero crecimiento personal. Y es justamente en esta etapa en donde, más que un encierro, debemos abrir todas las puertas que tengamos delante, arriesgándonos a superar nuestras propias expectativas como cuando de niños íbamos aprendiendo a crecer. Después de todo, en la vida y el amor, tenemos que seguir con la curiosidad de los niños.

Frida Kahlo – Sigo mal y seguiré peor, pero voy aprendiendo a estar sola y eso ya es una ventaja y un pequeño triunfo.

Frida Kahlo – Sigo mal y seguiré peor, pero voy aprendiendo a estar sola y eso ya es una ventaja y un pequeño triunfo.

Conclusión

Para aquellos que terminaron siendo entes invisibles, para aquellos que terminaron ciegos por sus expectativas del amor. Algún día serán valorados nuevamente los primeros, mientras que los otros podrán ver con otros ojos aquello que negaron en su momento. La latencia solo marcará una lucha, propia y ajena, pero llena de lecciones. El rechazo siempre será doloroso, pero te deja claro lo que quieres del amor. Quien se arriesga y quien no, quien está dispuesto a negociar y quien solo quiere una noche y luego huye. Yo creo en la gente que no se cansa, la que se reinventa para lograrse, sin dejar de tener la misma esencia. Cuántos de esos valientes llegarán a decir: no quiero ser normal, quiero ser especial: quiero tenerte enamorada…

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Invisible

  1. laacantha dijo:

    ♫no quiero ser normal, quiero ser especial: quiero tenerte enamorada…..Muy bonito, Paolo. Pero yo quiero ….TENERME enamorada… Un beso.

  2. Ella dijo:

    Lo bueno siempre llega cuando menos lo esperas… A veces necesitas estar solo para saber apreciar todo lo que pasa a tu alrededor. Un besito!

    • PaoloCesare dijo:

      Cierto. Y es justamente cuando estás más dedicado a otras cosas que viene como inoportuno, como para decirle “ah, justo ahora”. Así es, como las leyes de Murphy. Y esta tarde fría en Lima, me quedo con tu besito, pero con la misma sensación de invisibilidad. Gracias por comentar 🙂

  3. Poli Impelli dijo:

    ¡Cuánto disfruto tus escritos!
    Siento que me lo has dictado, o he sido yo susurrándote a ti? 😉
    Give me five, Paolo!
    ¡Gracias!
    Abrazos Infinitos de jueves

    • PaoloCesare dijo:

      Muchas gracias Poli, me agrada la idea de tenerte susurrándoome las emociones, mientras deslizo la taza de café y cae la llovizna sobre una Lima gris en estas fechas. Te mando una abrazo infinito del fin de semana. Gracias por comentar 🙂

      • Poli Impelli dijo:

        Gracias, Paolo. Aquí, más al sur, también andan grises los días. Es un placer leerte. ¡Abrazossss!

      • PaoloCesare dijo:

        Ante el frío, bueno sería un café o un tinto, y un buen libro. Un fuerte abrazo, tengo grandes recuerdos y amistades en ese sur tan cálido que me recibió en días de invierno y nunca pasé frío 🙂

      • Poli Impelli dijo:

        En eso estamos… a punto de un buen vino para la cena. El buen libro viene con la cama a medianoche, jaja.
        Gracias, Paolo. Aquí siempre se lo pasa en grande, te esperamos!

      • PaoloCesare dijo:

        Me lo imagino, igual, más que bienvenida para pasear por Barranco si vienes por acá (el equivalente a Palermo). Buen provecho con la cena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s