No Way

Me gustan las cosas imposibles, lo inalcanzable.
Aquello que dicen que no es para mí,
El desafío, el romper las barreras, la lucha épica,
La gente que no se rinde, que llora con el corazón en entrega y sigue.
Me gustas tú, porque no hay manera de evitarlo, porque eres increíble.

Alejandra Pizarnik – Debo decirme, por milésima vez, que solo me enamora lo imposible y lo lejano.

Alejandra Pizarnik – Debo decirme, por milésima vez, que solo me enamora lo imposible y lo lejano.

No hay forma de decirle a un poeta que deje de contemplar la Luna, ni frenar su apasionado perfeccionismo, ni su terquedad por querer traspasar los muros divisorios que lo alejen de sus ideales. No hay forma de convencerle de que existen límites, ni hacerle entender que no siempre existirán razones ni justificaciones para no alcanzar lo anhelado. No hay forma de evitar que muera en su palabra, sin contradicciones ni arrepentimientos, inmerso en una obnubilación permanente que parece incomprensible ante los ojos de los demás; pero cotidiana, incluso familiar, para los sensibles que adolecen de la indiferencia de una sociedad manipulable. Para todos ellos, no habrá forma de hacer que sus corazones dejen de preferir los potentes latidos de la juventud mientras sus cuerpos acumulan las marcas del tiempo.

Liniers – Me la juego. Ay ay ay ay. Me mato.

Liniers – Me la juego. Ay ay ay ay. Me mato.

Dicen que es complicarse la vida, que ya llegará esa persona sin tantas complicaciones, sin peros, propios ni ajenos. Que no hace falta llorar tanto por alguien, que no vale la pena. Sin embargo, aunque fuese cierto que exista la persona exacta para cada uno, y que en algún momento se cruzará con nosotros, no podremos estar listos para ella si no hemos descubierto en nosotros lo que somos capaces en el amor. Al menos, sin haberlo intentado antes y descubrir realmente lo que queremos y lo que no, y hasta donde serían nuestros nuevos límites. Entonces, vamos por esos caminos tentados por lo que ya parece imposible, como esa utopía que enamora y que queda marcada como inalcanzable: ¿Es que acaso alguien puede valorar lo que fue sencillo?… ¡Cómo nos cuesta dejar ir!

Un día, consciente de que te estaba perdiendo, decidí hacer lo que en un primer momento te acercó a mí: admirarte. Verte como nunca nadie lo hizo antes, y rendirle culto a la poesía que era para mí tu sonrisa en conjunto con esa mirada que amenazaba a mis sentidos. Entender que me gustabas al natural, tan distinta de todo lo que conocía. Y ser capaz de recrear la magia que nos acercó en complicidad de la Luna sonriente, la que tanto alegra mi corazón como ahora lo hacen los recuerdos de lo que vivimos. Descifrar el misterio de la reconciliación, inmersos en la apasionante historia para dos que nos inventamos. Debo confesar que por fin lo entendí. Es la esperanza, la que siempre me regalabas, la que hizo que todo fuera como antes, antes del amor. Y fue por ti que descubrí que para mí el amor no tendrá límites, y hoy solo quiero amar así, aunque no seas tú para mí.

Jonathan Chacón – Me gustan las ojeras de tus ojos de no dormir por estar aprendiendo. Me gusta tu cabello sin arreglar, porque tienes mejores cosas que hacer. Me gusta que te quejes, porque se nota que piensas por ti misma. Me gusta que te vistas como quieras, porque sabes que tienes el derecho a hacerlo. Me gusta que luches por lo que consideres correcto, no eres domesticada y eso es lo que más me gusta. Es por todo eso que, me encantas.

Jonathan Chacón – Me gustan las ojeras de tus ojos de no dormir por estar aprendiendo. Me gusta tu cabello sin arreglar, porque tienes mejores cosas que hacer. Me gusta que te quejes, porque se nota que piensas por ti misma. Me gusta que te vistas como quieras, porque sabes que tienes el derecho a hacerlo. Me gusta que luches por lo que consideres correcto, no eres domesticada y eso es lo que más me gusta. Es por todo eso que, me encantas.

Conclusión

Quién les ha conminado a vivir así. Acaso fueron las ilusiones tempranas, salpicadas de cuentos fantasiosos y burbujas que impidieron su contacto con la realidad. Quién les hizo tener el corazón dispuesto a todo, ciego y sordo tantas veces. Como adolescentes que quieren explorar el mundo y que son rebeldes ante aquellos que no les entienden. Quiénes serán los elegidos para el recuerdo, y quiénes los que padecerán del agotador ritmo de lo que se busca en donde no hay para uno. Y cuántos, finalmente, son los cursis que terminan declarándose así: ♫quiero ver tu risa todo el día…

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No Way

  1. laacantha dijo:

    Quiero ver tu sonrisa todo el día…besos, mi querido Paolo.

  2. Pingback: Premios Blogger Recognition Award, los Premios Dardo | Junior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s