Ojos verdes

Ella dijo: “No es el momento”.
Nunca más lo volvió a ver.

Y, viste como es – No, Hameed, para esta vida y para la próxima ya tengo planes. Tal vez cuando reencarne en la ooootra, no sé, yo te llamo.

Y, viste como es – No, Hameed, para esta vida y para la próxima ya tengo planes. Tal vez cuando reencarne en la ooootra, no sé, yo te llamo.

Cuántas veces tendremos que tocar las puertas equivocadas, recibiendo el silencio inapelable como respuesta ante una caricia, un beso o la cercanía proscrita para quien, de algún modo, parece no ser suficientes. Sentenciados, vemos solo nuestro lado, sin percibir si es que existieron más señales de advertencia a nuestro alrededor. Algo que nos pudiera decir que no, antes del cruento no. El freno que no quisimos ver por inexpertos, por necedad. ¿Acaso existe un momento adecuado para el amor? ¿Unos meses atrás hubiesen garantizado que hoy pudiésemos estar juntos? Lo que todos decían sobre nosotros, y que nos encargamos de negar, era cierto. Y ahora, tiempo después, en el destierro, solo queda el remedio insoluble que es quererte desde el silencio, aplaudiendo tu felicidad, aunque tú no lo sepas.

Gabriel García Márquez – El amor en los tiempos del cólera - …pensaba en él sin quererlo, y cuanto más pensaba en él más rabia le daba, y cuanto más rabia le daba más pensaba en él.

Gabriel García Márquez – El amor en los tiempos del cólera – …pensaba en él sin quererlo, y cuanto más pensaba en él más rabia le daba, y cuanto más rabia le daba más pensaba en él.

Me quedaron tantas dudas tras tu cercanía que no me atreví a cuestionar más tu negación. Y hoy veo como una cobardía el hecho de que no te decidieras a apostar por los dos. No entiendo por qué cualquier otro pasado parece merecer más de una oportunidad para ti, excepto el nuestro. Es por eso que decidí alejarme. Ya le habías puesto un muro a mi corazón que reclamaba amarte, no hacía falta hacerme más mártir. Ser “mejor amigo” sería un castigo divino, porque pese a cumplir con el perfil de alguien que siempre estaba allí para ti, la decisión tras haber probado el fruto de la discordia fue dejarme ir. Y aquellas estrellas que sellaban con candidez nuestras promesas ahora son un recordatorio de la trama inconclusa, una mera burla. La esperanza convertida en angustia.

Y tú decías que podíamos seguir siendo amigos, que no había que alejarse. ¿si siempre tratamos de estar juntos y, en esos devaneos nos quisimos más de lo debido, hace falta insistir con la misma receta que nos lleve al mismo resultado? Es egoísta, pero es saludable, entonces, este camino aquí sin ti. Y en esta distancia ambos encontraremos las respuestas que necesitamos. Hoy, en el parque donde solíamos dibujar nuestros sueños, pude ver que ambos alcanzamos las metas que compartimos. Pero ya no estamos juntos para celebrarlo, o, tan solo para darnos aliento. La felicidad que parecía incongruente sin ti, es ahora rutinaria. Al final, tantas palabras hirientes resumían ese deseo equívoco: “Sé feliz, por favor”. Por un buen tiempo no parecía que pudiese ser así, pero ahora es verdad. Y es sin ti, aunque parezca mentira.

Alejandra Pizarnik – Soñé que me miraba y que me sonreía como quien oye dulces mentiras. Era tan cierto que tenía que ser mentira.

Alejandra Pizarnik – Soñé que me miraba y que me sonreía como quien oye dulces mentiras. Era tan cierto que tenía que ser mentira.

Conclusión

Para esa niña con amnesia, con vacío en el corazón, quien supo deshacerse de un juguete. A quien el futuro le deparó en su pasado perfecto la felicidad que negaba hasta aquellos días. Para el otro infeliz, su destierro y las preguntas sin respuestas. Lamentos y apenas un eco trémulo, una tibia esperanza a la distancia y palabras que tal vez nadie entienda. ♫Es tan fácil romper un corazón y es tan tonto el amor que se deja atrapar por un corazón que no sabe amar.

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ojos verdes

  1. Oye, qué maravilla de texto.
    Saludos

  2. infena dijo:

    Me encanta tu forma de escribir y con la delicadeza que escribes cada palabra.
    Yo he vuelto a escribir un poco después de un tiempo, te dejo el enlace por si quieres pasarte. Un fuerte abrazo.
    https://infelizmenteenamorada.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s