Elen síla lumenn’ omentielvo

Solo tú podrías hacer lo que quieras conmigo
pues has comprado mi voluntad con tu sonrisa.
Y esa confianza plena en ti nació con la primera caricia,
cuando cómplices, sin saberlo, empezamos a jugar a ser eternos,
yo en tu mirada y tú en mis palabras.

Liniers – Algo me guió hasta vos

Liniers – Algo me guió hasta vos

Nadie supo cuándo comenzó esta historia. Quizás fue cuando ella tomó su mano por primera vez para ofrecerle consuelo, y apoyó su cabeza en el hombro de él, esparciendo ese tierno amor y entregando todo su cariño, el cual luego tardaría en reconocer como algo más que una amistad. O tal vez fue aquella noche de lectura frente al mar, donde la brisa los acompañaba bajo el manto de un verano cómplice, perfecto para volver a ser niños y crear historias. Tampoco se supo cuál fue la causa de la asincronía, la entrega a destiempo que pondría a prueba tantas veces su creatividad para quererse sin ser evidentes ¿Cómo pudieron convivir con el deseo de estar juntos, libres de miedos y complejidades que sólo existían en sus cabezas? Pasaron los años sin levantar sospechas, hasta que el casi besarse en los labios en una despedida inocente trascendió y les dejó el mayor aprendizaje de sus vidas: Nada es casualidad.

HJ-story.com – El amor es… ¡Tomar riesgos!

HJ-story.com – El amor es… ¡Tomar riesgos!

Cuánto cuesta entender que, así como es, es más que suficiente. Sin arrepentimientos ni remordimientos, tenemos que estar orgullosos de nuestra historia, y contar como ocurrió esta lucha épica por superar prejuicios y temores, distancias y rencores. Pareciera que los corazones acostumbrados a arriesgar fueran los primeros en encontrarse. Nos tocó arriesgar por separado. Hasta que el temor a perdernos hizo que, aquello que negamos tantas veces, tuvimos que aceptarlo: ha vencido el amor. Con ese desenfreno acumulado capaz de hacer arder nuestros cuerpos con un poder incendiario inagotable. Ese amor con imperfecciones, ese complemento libre. Tus labios buscando los míos, y tus manos que antes ya se juntaban con las mías, ahora acarician más que la piel, ahora llegan hasta el alma. Eso era, y no quisimos verlo. Eso es todo lo que queremos, y lo teníamos allí. Ahora que estás aquí ya no hay más palabras, estamos completos incluso en el silencio.

Anónimo –

Anónimo – “Te amo” significa: Te acepto tal y como eres. No quiero cambiarte; me encantas así como eres, pero sí quiero que crezcas y que seas mejor cada día. Quiero que alcances tus sueños. Quiero verte brillar y estar ahí contigo, en las buenas y en las malas. Te respeto, confío en ti y te admiro por la gran persona que eres. Conozco tu pasado, tus secretos, tus errores, pero jamás te juzgaría; sé que tú tampoco lo harías conmigo. No pienso rendirme cuando se nos presenten retos; estoy seguro de que lo nuestro vale la pena. No te necesito para vivir, sé que tú tampoco me necesitas, pero, sin embargo, haces que mi vida sea mucho mejor cuando estamos juntos. Estaré ahí para ti, siempre; tal vez llegue tarde algún día, pero te aseguro… llegaré

Llega entonces el momento en que, arrebatado por la pasión, eres capaz de decirle algo así:

Te quiero, y no existe tiempo de caducidad ni forma de encontrar el origen. No sé si mañana podré estar a tu lado, solo te puedo prometer que haré mi mejor esfuerzo para estar contigo siempre. Y no deseo exigir lo mismo a cambio, solo me basta con saber que soy capaz de hacerte feliz, aunque sea por breves instantes. Solo te puedo pedir que no me dejes, ni dejes que me aleje, aunque ya me tienes atrapado: libre y encantado. Lo que más quiero en mis días es volver siempre a ti. Y ser capaz de inventar nuevas formas de enamorarte. Te quiero, por esa magia, por ser la más linda, por ser mi cura, y mi más divina enfermedad.

Pese a las distancias y los miedos, allí están. En una disposición única, estelar. Porque un amor completo es el que crea formas para volverse a inventar, y así aceptar que no, no hay nada mejor que probar un primer beso, y más de ti. Veo tantos colores y todos mis sentidos estallarán de tanto amarte.

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Elen síla lumenn’ omentielvo

  1. Ame dijo:

    WordPress me complica, no sé cómo seguir [a pesar que mis inicios fueron en un lugar así], no sé cómo volver, pierdo siempre el camino de vuelta y no sé cómo recibir notificaciones, [que espero las haya].
    El amor es un todo, desde la primera mirada o el primer beso, se sabe, se siente, se palpa, pero lo más importante es eso.
    Cito:
    “Lo que más quiero en mis días es volver siempre a ti. Y ser capaz de inventar nuevas formas de enamorarte. Te quiero, por esa magia, por ser la más linda, por ser mi cura, y mi más divina enfermedad.”

    Un placer estar por aquí, un abrazo

    • PaoloCesare dijo:

      ¡Hola! Muchas gracias por tomarte la molestia, aquí en el blog hay una forma y es que me sigas por correo electrónico, o sino por el fan page de facebook u otras redes sociales. Puedes encontrar esa opción en la barra lateral derecha, debajo del contador de Visitas al blog.
      Por otra parte, el amor sí, engloba todo, y todo lo que se compone de pequeñas cosas, esas que hacen al amor.
      Un placer tenerte por aquí, y más placentero aún haberte podido leer en tu blog ¡Un abrazo fuerte!

  2. Me ha encantado, me parece muy profundo todas las palabras que deslizas con tus dedos. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s