Menos mal que lo tienes todo claro

– ¿Cómo sabes que la amas?
– No lo sé, nunca me entero de las cosas buenas en mi vida.

Liniers – Uy… están leyendo el mismo libro. Ahora se dan cuenta… charlan… se enamoran. Lástima… el libro es demasiado bueno.

Liniers – Uy… están leyendo el mismo libro. Ahora se dan cuenta… charlan… se enamoran. Lástima… el libro es demasiado bueno.

Si tuviera que definir lo que ocurrió contigo con una sola palabra y sin tener que darle muchas vueltas, sin dudarlo elegiría “excepción”. Porque apareciste de manera peculiar, rompiendo las reglas que regían hasta entonces, contradiciendo las incertidumbres que dejaron quienes precedieron tu llegada y, a su vez, reclamando con solemnidad tu lugar en donde solo quedaban escombros de un amor propio. Si tuviera que definir tu llegada, diría que pese a tener tantas expectativas, fue inusual e inesperada. Algunos podrían decir que estábamos destinados a coincidir, yo no. Hasta que tú apareciste en escena, tropecé muchas veces hasta saber qué era exactamente lo que quería para mí, aprendí a quererme hasta entender que desde allí nacería el verdadero cambio. Y, aunque nunca me sentí preparado: estamos hechos para arriesgar, ¿no?

Fue después de tanto andar, perdido entre lugares propios y ajenos, escuchando a otros contándome sus vidas como hazañas épicas en un mundo de rechazados, o simplemente reflexionando sobre mis pasos, a veces tan incongruentes. Fue tras caer en depresión y llorar por la pérdida de personas que irremediablemente tenían que partir, para dejarme algo más que una lección de amor, del amor propio. Y así, confiar y errar, sonreír como un niño sin maldad y aprender a dejar ir como un hombre justo, como un hombre de verdad. Solo así, sin la necesidad de un espejismo de consuelo y con la experiencia de quien afila sus instintos y sus emociones, pude sentirme seguro de lo que quiero.

Claude Bernard – “Quien no sabe lo que busca, no entiende lo que encuentra”

Claude Bernard – “Quien no sabe lo que busca, no entiende lo que encuentra”

Buscar en otros lo que está en uno mismo no suena muy coherente, pero es lo que solemos hacer cuando dejamos que el miedo a la soledad nos gobierne. Nos llenamos de expectativas para luego estrellarlas a 200 kmph contra el concreto de la realidad esquiva, esa que parece siempre contraria a nuestros planes. E insistimos ciegamente con la misma rutina hasta terminar rodeados de signos de interrogación que nadie parece ser capaz de difuminar. Nadie excepto uno mismo. Y suele ser inevitable, de vez en cuando, pensar en ese personaje mesiánico que algún día ha de llegar, y que, en realidad, solo se mostrará cuando hagamos las paces con el personaje más importante: uno mismo.

Severi – Duermo con vos aunque no lo sepas... aunque no te conozca

Severi – Duermo con vos aunque no lo sepas… aunque no te conozca

Tras todo este tiempo de vacíos y dudas existenciales, de muertes y resurrecciones dramáticas y de relanzamientos de voluntad hasta la versión 9.0 de uno mismo, para aceptar que más allá de cambiar debemos de aceptarnos tal y como somos, y querernos así. Pues no importa si nadie nos entiende, si en cada pregunta aprendemos a amarnos más. Entonces, después de todas estas sumas y restas, valdrá la pena tener un ♫corazón en fuga, herido de dudas de amor.

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Menos mal que lo tienes todo claro

  1. Wow!!! Me encantó! Como lectora tuya la verdad deseo que estas letras vivan en nosotros! Vivan profundamente, sabes he llegado a estar completamente sola, incluso sin mi hijo hermoso, y me he logrado sentir tan feliz conmigo misma a tal punto que estoy un proceso que quizá dure años, que tiene que ver únicamente con el amor tocando desde mi alma pasando por la mente llegando hasta mi piel, un amor que para empezar le de chispa a mi ser, un ser que exista en primer lugar para mi, a veces sabemos la gran mayoría sobre el amor propio, pero solo en teoría….con la experiencia y vivencia real es que en verdad lo sabemos, del resto son solo reflejos, sombras de algo que en verdad debemos saber y a veces debemos estrellar nos como dices e incluso separarnos casi de todo mundo por espacios y tiempos muchas más amplios para poder ahondar en nosotros realmente concentrando nuestra vida en nuestro propio descubrimiento y amor. Disculpa mi comentario tan largo, es mi comentario como lectora y como yo, un abrazo, te deseo siempre lo mejor, mucho verdadero amor…algo muy profundo y complejo que nos puede llevar toda una vida para conocerlo casi de forma plena…Sigue escribiendo, sabes que te leere con el alma, soy fan de tun blog y tus letras 😉

  2. Pingback: Menos mal que lo tienes todo claro — Nadie Nos Entiende | Danesa por ahora. Y luego ya veremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s