Asistencia (Pase gol)

–La tenei servida, sólo depende de ti.
–¿Ah? ¿Qué me estás contando?

Liniers – Ahí, él… sentado… acompañado sólo por su timidez

Liniers – Ahí, él… sentado… acompañado sólo por su timidez

En una temporada de cero expectativas, en una ciudad multicultural, de intereses enfrentados contra personas que sólo buscaban dar lo mejor de sí. En medio de una pausa, en medio del reencuentro. Allí, sin esperar nada a cambio, llegó el aviso inesperado, algo que en circunstancias normales hubiese sido incluso más increíble de lo que ya era. El chico tímido había sido iluminado por una especie de luz de atracción. Y sí: habemus couple, fumata blanca, que suenen las campanas… No, esperar, retrocedamos. La mensajera solo brindó información sobre cierta curiosidad de la chica equis en el sujeto en cuestión. Atracción, dijo, por el color de piel. Y un deseo que podría acabar en una noche para recordar. ¿Estas cosas pasan de verdad o se trata del teléfono malogrado? – Veamos pues. – Dijo el chico tímido, con rol de anfitrión durante esa noche de despedidas.

Liniers – De repente, la luz impactó el rostro de Gómez de tal manera que, por unos segundos, no más, su apariencia fue absolutamente BRADPITTESCA. Por desgracia, en ese breve instante ninguna mujer miraba en su dirección. Una lástima.

Liniers – De repente, la luz impactó el rostro de Gómez de tal manera que, por unos segundos, no más, su apariencia fue absolutamente BRADPITTESCA. Por desgracia, en ese breve instante ninguna mujer miraba en su dirección. Una lástima.

Camufladas sus intenciones, ambos rondaron por el escenario entre los invitados manteniendo la distancia de quienes recién se han visto sin haber sido presentados, pero que auguran entre miradas que algo ocurrirá – o tal vez sea mera imaginación –. Ella, sin haber sido advertida de la fuga de información, mostraba su sonrisa a medias, dejando entrever que le faltaba algo esa noche. Y sin revelar mayores intenciones, actuaba como si supiera que la atracción era recíproca, dejando un leve aroma de indiferencia al andar. Por el otro lado, teniendo el balón en su poder, él mostraba sus virtudes aprovechando la notificación primera. La galantería y las atenciones, incluso con un idioma distinto, se dejaron notar. Para luego retomar la postura de francotirador, mirando al objetivo desde la distancia, fijamente, sin nervios ni ansiedad.

El minutero no perdonaba, él tenía que intentar algo: ¿Cómo bajar sus defensas y no morir atrapado en el perfume de sus cabellos? La clave estaba en las miradas, eso que podía pasar desapercibido, y, al mismo tiempo, ser evidente ante cualquier descuido. Un pseudocódigo que comenzaron a manejar mejor durante el intercambio, llegando a comunicarse y a acercarse entre la ternura y el deseo. Todo estaba dicho sin haber emitido palabra alguna. Una jugada inesperada que dio paso a una reacción en cadena. Sin ser detectados, ambos mundos continuaron dispuestos a encontrarse en el lugar menos pensado, ansiando tener alas para escapar sin arrepentimientos.

Alfonsina Storni – Qué mundos tengo dentro del alma que hace tiempo vengo pidiendo medios para volar

Alfonsina Storni – Qué mundos tengo dentro del alma que hace tiempo vengo pidiendo medios para volar

Que la vida es ir de casual para entender que no hay casualidades, que a veces lo impensado es posible. Muchas veces elegimos quedarnos en la zona de confort para evitar el golpe y el rechazo, y dejamos de lado experiencias que llegan gratuitamente. Aprender a no hacerse expectativas es la mejor manera de disfrutar cada regalo, incluso, si nos lleva por senderos de misterio y complicidad. De esa manera no quedarán espacios para remordimientos ni preguntas sin responder: –¿Y cuáles deseos me vas a dar? –Dices tú: “Mi tesoro, basta con mirarlo y tuyo será, tuyo será…”

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s