Mission Failed

Tenía el peso del mundo sobre mis hombros,
la sensación de soledad asomándose impertinentemente,
las heridas desgarrando por dentro, cegando la buena voluntad.
El sufrimiento y las lágrimas, el camino espinoso.
Tenía todo en contra, menos a ti.
O eso creí.

Liniers - Te traje aquí para decirte que lo nuestro terminó

Liniers – Te traje aquí para decirte que lo nuestro terminó

Dicen que la vida, el regalo de los dioses, o simplemente el destino, están escritos desde que nacemos, y que son inexorables. Que somos marionetas diseñadas para representar actos preestablecidos, de los que, según el fabricante (o convicción popular) estamos listos para superar. Por otra parte, dicen que somos dueños del camino por tener la suerte de poder escoger. Incluso responsables, por las acciones, positivas y negativas, que realizamos en este mundo que parece buscar siempre el ponernos a prueba. Dicen que nada se detiene y que todo pasa. Que el final de algo es el principio de otra etapa, si sabes luchar. ¿Quién tiene la verdad? ¿Cómo se puede vivir después de haber amado? ¿Aceptar y seguir o luchar hasta el hartazgo?

Él había encontrado el amor, un sueño que se hacía realidad al mirarle a los ojos y recibir cariño, paciencia y curiosidad. La química era buena, aunque las diferencias eran muchas, sin embargo, no existen reglas cuando se empieza a querer. Y el avance fue inmediato, rompiendo paradigmas que antes no se habían negociado, si quiera. Ella sentía que él era buena persona. Había visto en él alguien preocupado e inspirado, aunque, ciertamente, era un misterio, pero lo hizo suyo. Ella lo fue descubriendo y se maravillaba, incluso, al encontrar en sus letras la pasión que ella ocultaba por temor y por convicción. Ambos bajaron la barrera y empezó el amor, de ese que queda registrado en sonrisas, canciones, bailes, o cualquier simple detalle o salida que se les apetecía. Era el paraíso, ese lugar profetizado, escondido por mucho tiempo, lo que se habían cuestionado tantas veces, y negado tantas otras. Era la felicidad de la paridad.

Nacarid Portal - Amor a cuatro estaciones - Eres amor aunque sea breve, amor de esos que te dicen, porque hay gente que dura toda la vida. Me lancé a amarte, a romper imposibles, a imaginar tu boca antes de dormir y dio igual, tu novio, tu vida, lo mal de mi actitud. Me salvaste… aunque, nunca tuve la certeza de si me quisiste como yo a ti.

Nacarid Portal – Amor a cuatro estaciones – Eres amor aunque sea breve, amor de esos que te dicen, porque hay gente que dura toda la vida. Me lancé a amarte, a romper imposibles, a imaginar tu boca antes de dormir y dio igual, tu novio, tu vida, lo mal de mi actitud. Me salvaste… aunque, nunca tuve la certeza de si me quisiste como yo a ti.

Llegaron las pruebas, la etapa de estrés contínuo tras una seguidilla de bombardeos que atacaron estratégicamente a sus pilares. El respeto, la comunicación y la creatividad se vieron afectados seriamente, a causa de la lamentable reacción de quien creía estar más listo para amar. Y es que la brutalidad no es ajena cuando ponen en jaque tu esfuerzo, tu confianza y tu paz, aunque suene a simple excusa. Pero, fue tan fuerte el estallido, que ella decidió recibir las esquirlas con nobleza, sin quejarse en el principio, para intentar salvarle de ese ser mezquino en el que se había transformado. Y él, en sus breve retorno a la luz, agradeció el esfuerzo lleno de amor y paciencia, sin poder ver aquella hemorragia interna que desangraba con agilidad el corazón de ella. El final se hizo presente, sin previo anuncio y en circunstancias de reconstrucción. Era inminente para ella decirle que se aleje, que se lleve lo malo, pero también lo bueno. Su defensa esbozaba la necesidad de paz, pero guardaba la peor de las armas: la indiferencia. El perdón sin el olvido, el orgullo herido, o simplemente el miedo a la aproximación de una vivencia pasada. Suposiciones sin respuesta que no sirven para entender la decisión del adiós.

Severi - No me toques - No te vayas

Severi – No me toques – No te vayas

Lo aceptó, sin luchar, aturdido por la contrarespuesta, arrepentido, pero seguro de que en sus acciones nunca hubo el real deseo de, siquiera, herirle. Ciegos por turnos, el orgullo hizo su trabajo en las postrimerías del amor. Llegó la conocida pregunta sobre el límite del amor, la reconstrucción en soledad y el reclamo en palabras ignoradas: ♫No destruyas porque sí, no quieras borrar cada momento. La felicidad no tienes porque incinerarla junto al sufrimiento. No te pido nada más que valores este amor, que lo guardes en un libro y lo atesores cerca de tu corazón.

Anuncios

Acerca de PaoloCesare

Calmo, analítico, consejero, buen compañero, gran amigo (eso dicen, no les crean). Me atrevo a escribir para compartir y aprender con Uds.
Esta entrada fue publicada en Descargas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mission Failed

  1. Belu! dijo:

    Volvisteeee!! Me encantó!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s