1 + 1 = ∞

Era la historia de dos que sumaron más que eso,
era la historia distinta, de valor y constancia,
era el amor, ese, del que no se puede escapar.

Alfonsina Storni – Poemas de amor XXXIII – Te amo porque no te pareces a nadie.

Alfonsina Storni – Poemas de amor XXXIII – Te amo porque no te pareces a nadie.

Pasaron tres años desde la última vez que la curiosidad y la complicidad les jugaron una pasada. Aunque, en aquel entonces, no estuvieron listos para avanzar, quedó entre los dos un aroma de recuerdos de pasión y, algo que pocos pudieron notar: una amistad dispuesta a soportar todo. Únicos, en toda la extensión de la palabra, supieron complementarse y aprender. Aunque fue el tiempo el ingrediente principal para que esta historia continuara, quedará remarcado junto con el hecho de hacer cosas imposibles, distintas, o simplemente, complejas para volver a alcanzarse. Sus miradas y caricias, sus bromas y su fe. Compartieron todo en tiempo récord, en nombre de un amor que no pidió serlo y que surgió como aparecen las mejores cosas en la vida: inesperadamente.

Fueron conscientes de que se acercaba una gran amenaza, no les importó. Y es que esta reciente proximidad iba a tener fecha de caducidad. Contra todo pronóstico, ella decidió acelerar el paso y convivir a tal punto que cada noche juntos lograron reconocerse el uno en el otro, entre besos y caricias, de dos apasionados que recorren una ciudad fría para tornarla cálida tras cada uno de sus pasos. Ella tenía la chispa adecuada, él, el potencial suficiente para incendiar sus miedos. Incrédulos acerca de toda esta experiencia, sumaron entre ellos sus soledades llegando a una cuantiosa cifra de cariño, respeto, sueños y crecimiento. ¿Qué es todo ese magnetismo y esa respiración acelerada tras cada beso? Como dos adolescentes descubriendo el primer amor, o, como dos sujetos dispuestos a caminar con los ojos cerrados, confiados por la presencia del otro. ¿De dónde salió tanta ternura? La última noche, ella pronunció las palabras que él no podía creer: “Sigamos, hasta que volvamos a estar juntos, hasta que los dos podamos.”. En ese momento él supo que no había ninguna persona como ella, pues vio en sus ojos el anhelo sincero de no separarse de él, en un pacto tácito de protección y deseo. Y las lágrimas solo le hicieron ser fuerte y tomar el control. Se miraron a los ojos y afinaron esa promesa de amor, de un amor que no vieron venir y que no dejarán ir.

Liniers - Cuando estás con alguien y tiene sentido. Qué bien bailás

Liniers – Cuando estás con alguien y tiene sentido. Qué bien bailás

Estos días contigo he descubierto muchas cosas en mí. Debo admitir que todo este tiempo en soledad me creía capaz de estar a la altura de una relación, y fallé pensando aún desde mi “yo” y no como ahora somos: más que dos. Muchas veces las palabras que nos decimos significan distintas cosas, pero al mirarte entiendo todo. Echaré de menos leer en tu sonrisa las más lindas explicaciones. Y es que yo te creo todo. Hemos pasado tanto en tan poco tiempo, que es imposible no verte aquí, aunque estés por partir. Pero no me malinterpretes, no es una despedida. Es solo el principio de esa lucha que me propones que hagamos juntos hasta que vuelvas a mí. ¿Y si me toca ir?, ya lo veremos, ya nos lo dirán esos latidos. Por ahora, solo entreguemos con humildad y sinceridad nuestro cariño como lo hemos hecho estos días. Y aunque mis dedos ya no jueguen con los tuyos, o si ya no nos quedan excusas para encontrarnos, no olvides que un día decidiste vencer tus miedos. Esa acción ya me dio felicidad por el resto de mi vida. Te quiero.

HJ-story.com – El amor es… tan difícil de despedirme, incluso sabiendo que te veré pronto otra vez…

HJ-story.com – El amor es… tan difícil de despedirme, incluso sabiendo que te veré pronto otra vez…

Tuvieron tiempo para todo, hasta para prometerse en un abrazo extenso el hecho de volver a verse. Su historia, llena de secretos no tan ocultos, trasciende únicamente con el hecho de ser sincera, sin importar barreras ni miedos. Ni principios ni finales, solo sueños de seguir sumando, de vivir como cómplices, entre canciones que rezan algo así: Si tu corazón me guarda no habrá fuerza que me aleje. No sé qué nos traiga el mundo, ni el destino, ni la muerte. Solo sé que desde tu alma, una música me invita a navegar entre tus manos, por el resto de mi vida

Anuncios
Publicado en Descargas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Paradero, baja

Minutos antes de la última parada, llegó la ilusión.

Liniers – En las películas, en las novelas… las personas destinadas a encontrarse… tarde o temprano se cruzan y se enamoran, y todo eso. Estas cosas también pasan en la vida real… de vez en cuando

Liniers – En las películas, en las novelas… las personas destinadas a encontrarse… tarde o temprano se cruzan y se enamoran, y todo eso. Estas cosas también pasan en la vida real… de vez en cuando

Ella tenía la mirada serena, las cejas delgadas que techaban sus ojos inefables llenos de misterio y alegría. Me gustaba mirarle a escondidas, como un torpe acosador que la contemplaba desde escasos metros y se olvida de cuánto tiempo es lo convencionalmente correcto para quedarse viendo a una persona sin ser sospechoso. Me enamoré prontamente de sus orejitas élficas -sí, torpe adjetivo- que sobresalían de su cabello lacio como un cuarto menguante y creciente, recordándome cuánto me gusta la noche. Y así, como un día primaveral, ella podía llenar de colores cualquier habitación con solo sonreír y, al mismo tiempo, provocar la atención de cualquiera que se atreviera a mirar, si quiera, la dirección en la que ella iba. Su voz denotaba seguridad, aunque también cierta nostalgia. Me costó tiempo entender que alguien así también podía guardar penas. ¡Qué injusto sería -me dije- nublar el sol de su alegría!

El azar nos juntó, o al menos eso me hizo creer. Se acercó invadiendo mi espacio, no tuve escapatoria. El ciclo de preguntas y respuestas rápidamente reflejaron la necesidad de compañía y la complicidad, olvidándonos por un momento del entorno y del tiempo, como si el minutero hubiese decidido tomar una siesta. Recuerdo perfectamente que, en ese primer contacto, sonaba en mis audífonos una canción que posteriormente se convertiría en una especie de himno personal. Una mini-victoria fue, para mí, el hecho de poder mirarle a los ojos teniéndola al lado, como quien intenta mirar al sol directamente. Y, en mi torpeza, descubrí que pese a los años aún me puedo poner nervioso al ver unos ojos transparentes, como cristales empañados únicamente por quienes no parecen entenderles. Las palabras fluían, pero el corazón, paralizado, intentaba en vano despertar del knock out. Así tenía que ser, era mentira aquello de los momentos y lugares adecuados.

Pavel Stev – "Si no fuese porque no debo, me quedaría otro rato, a enamorarme de ti otro poco…"

Pavel Stev – “Si no fuese porque no debo, me quedaría otro rato, a enamorarme de ti otro poco…”

¿Qué son 3 minutos, o toda una vida, si al final no somos capaces de arriesgarnos? ¿Si no sentimos con todos los sentidos puestos en nuestras vivencias, en el ahora? ¿Para qué mantenernos al borde, como observadores de un experimento ajeno, como si no fuera a tocarnos nunca? Solo arriesgando sin importar los resultados finales podemos sentir que hemos vivido de verdad, sin expectativas ni suposiciones, sin pensar en el qué dirán, sin dejar de lado nuestros roles ni lastimar a nadie. Hasta una caricia, una mirada, o tan solo un intercambio de palabras, podrían ser simples detonantes en la imaginación de un alma libre, y alimento del recuerdo de los soñadores. Quedará la esperanza, o tan solo el sabor de sentirse vivos sin traicionar a nuestros propios ideales. Arriesgarse es darse a sí mismo el “sí, acepto”. Es comprometerse a que, pase lo que pase, volveremos a ponernos de pie por nosotros mismos.

Severi – La clave está en tu corazón

Severi – La clave está en tu corazón

¿Cómo haces que algo que parece nada trascendental marque la pauta para un cambio, o tan solo lo tomes como una oportunidad para decir “ya basta” y regalarte la oportunidad de volver a empezar? Tomé los sentimientos que ella potenció y los guardé en pensamientos que apliqué en dosis diarias para dar un salto en mi vida, luego de alejarme de aquel encuentro inesperado. Y guardo la ilusión de que ella hizo lo mismo en su vida casi subordinada, tras haberme permitido, con algo tan sencillo, comprender que a veces solo toca seguir y dejar ir. y todo está cayendo en su lugar y entonces nos movemos de nuevo, así que toma la curva y avanza hasta que nos hayamos ido…

Publicado en Personas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Parece

El quiebre de la ilusión, con la maldición del espejo roto incluida. La caída en picada irremediable, sin amortiguadores ni frenos de emergencia. La espera final, la que siempre desespera. El golpe que duele sin que haya ocurrido el impacto. El baile póstumo de la sincronía, la decepción bilateral. Las postrimerías de estruendosos silencios y escapes en medio del olvido.

Babasónicos es una banda de rock argentino formada en 1991, que destaca por hablar de todo sin mesuras y triunfar en sus intentos. Incluso en sus lados B como Parece (2009), publicado en el álbum “Mucho +” y que, aunque pase desapercibido, lleva en su letra las emociones de dos que reconocen que lo suyo ha terminado, y que, siendo inminente, solo queda esperar entre coincidencias y desconfianza. Sin más, la letra de la canción:

Parece que nos entendemos porque desconfiamos de las mismas cosas…
Y coincidir en todos los detalles, y de tu mano delirar la calle,
y al abrigo de la lluvia nos ponemos a reír.

Al inicio, el vaso medio lleno, las diferencias son coincidencias a la inversa, el complemento que decían. Al principio todo suma, todo lo vemos bien porque es lo que queremos creer. Damos la oportunidad, nos la damos también, y en esa flexibilidad no renunciamos a la oportunidad de sentir y hacer sentir bien. ¿Cuántas veces quisiéramos estar en el principio de algo? Esa primera vez de algo, ese despertar, ese reconocerse. Incluso lo malo es una anécdota para disfrutar entre sonrisas y fotografías mentales que no se desgastarán fácilmente.

Gabriel García Márquez – El coronel no tiene quien le escriba – La ilusión no se come, dijo ella. No se come pero alimenta, replicó el coronel.

Gabriel García Márquez – El coronel no tiene quien le escriba – La ilusión no se come, dijo ella. No se come pero alimenta, replicó el coronel.

Cuando todo pase y nos sorprenda la plena luz del día,
algún destello anunciará que nuestro amor no tiene porvenir.
Y como tal, el tiempo está al acecho de los dos.

Pero la nebulosa se disipa, revelando por fin el cruento destino. Ese Perfect Match era solo un auto engaño doble, agrandado por las expectativas que hoy están a la orden del día, por cortesía de tantas redes sociales que dicen lo que no somos. Cae la cortina y nos revela el final, cae todo incluso la voluntad. Disfrutar de esas diferencias se convierte en tener que soportarlas, una cruz que ya no estamos dispuestos a cargar. ¿Quién se llevó la ilusión? El tiempo, quizás, la respuesta mediocre en una situación tan avisada es nuevamente la respuesta sabia, la maldita respuesta.

Montt – Plástico. Papel. Pareja.

Montt – Plástico. Papel. Pareja.

Parece que nos entendemos porque desconfiamos de las mismas cosas…
En un abrir y cerrar de ojos todo colapsa a nuestro entorno,
y mutis por el foro, codo a codo, nos buscamos para huir.

Comienza el declive, la cuesta abajo entre palabras inoportunas y actitudes crueles. Ya no importa mostrarse como la mejor opción, el marketing personal puede guardarse. Y el silencio abrasa todo como para no dejar huella de aquello que pudo ser y que quedó en un abrupto punto final, con una nota al pie de la página que indica que ambos salieron despavoridos, equidistantes, pero en direcciones opuestas. ¿Cuántas veces más debemos intentar? La pregunta inefable, el suspiro negado, el rechazo temido, la esperanza gratuita. No hay respuestas, solo toca avanzar hasta volver a colisionar.

Y, viste como es – Esperaba más de vos – Jódete

Y, viste como es – Esperaba más de vos – Jódete

Publicado en Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios